Select Page

El eCommerce gana cada vez más terreno entre los consumidores

La tendencia en la última década ha sido la del surgimiento y consolidación de grandes plataformas de eCommerce globales con millones de usuarios que conectan vendedores con compradores. El crecimiento de Apple, Facebook, Google, Microsoft, Alibaba, Baidu y Tencent los convirtió en esenciales para la vida diaria de los usuarios de plataformas digitales. Estas grandes corporaciones ofrecen libre acceso, plataformas sociales donde las personas se conectan, y contenido casi ilimitado en lo relativo a información o entretenimiento. Su irrupción en nuestra vida ha modificado la forma en la que nos relacionamos con la tecnología, convirtiéndola en un aspecto esencial de nuestros hábitos. 

La tecnología ha modificado nuestros hábitos de consumo, auemntando la seguridad en las transacciones y recortando el tiempo que una compra nos consume. Año tras año, el e-commerce mundial aumenta constantemente en un 20%, logrando alcanzar un volumen de USD 4,21 billones (billones en español, esto es, 12 ceros) en 2020, y con estimaciones de que podría alcanzar los USD 4,92 billones en 2021. La amplia oferta, precios competitivos, la mayor seguridad y la conveniencia de las compras online empujan las ventas minoristas a un ritmo acelerado. 

Lo que viene en materia de logística para el 2022

La tecnología y la pandemia han revolucionado al sector de la logística en la última década, probablemente más que en los últimos 100 años. Para el 2022 se espera que sigan creciendo tanto las tiendas de eCommerce como la cantidad de proveedores de soluciones logísticas alrededor del mundo. Es que la tecnología ha derribado muchas barreras de entrada al sector, y el eCommerce ha multiplicado la demanda hasta el infinito. La tendencia es que los usuarios, además de recorrer los negocios locales, busquen alternativas online. Una cosa es cierta: el mundo de la logística está entrando en una década de profunda transformación.

Cómo será el futuro del trabajo en el área de logística

La automatización de tareas, la inserción de los centennials en la fuerza laboral, y la pandemia del COVID-19 están transformando profundamente la industria de la logística. Respecto a la automatización de tareas, el complemento de tareas humanas con robots ayudan a reducir drásticamente los accidentes laborales, permiten operar cargas pesadas con mayor facilidad y permiten un aumento en la productividad. El perfil de los empleados también puede cambiar, dado que al no requerir tanta fuerza, se amplia la cantidad de personas que pueden hacer trabajos en depósitos o tareas de logística. Los centennials vienen con nuevas habilidades para incorporar al mercado: al ser nativos digitales, muchos tienen conocimientos de programación o manejo avanzado de herramientas informáticas. Su caracer a veces también los convierte en un elemento disruptivo para tareas que siempre se realizan con la misma rutina, facilitando cambios en épocas en las que la actividad atraviesa un proceso de transformación. La pandemia, por su lado, apresuró cambios que de otra forma podrían haber tomado hasta una década en ser adoptados.

En el futuro cercano, el entrenamiento de los empleados va a ser central para todas las empresas del rubro que quieran ponerse al día con los avances tecnológicos de la industria. Recientemente, Wallmart invirtió USD 2 mil millones en programas de entrenamientos para los empleados, incluyendo tecnología y habilidades blandas como liderazgo o trabajo en equipo. Amazon planea incorporar tecnología de avanzada en su cadena de suministro, al mismo tiempo que quiere conservar a sus empleados en un proceso de adaptación a un nuevo modelo de negocio.

Logística para Marketplaces

El continuo crecimiento del e-commerce, y la necesidad de proveer soluciones de logística más económicas para la entrega de mercaderías, produjeron una ampliación en la cantidad de opciones para envíos en las plataformas de Marketplaces y tiendas de E-commerce. Las soluciones digitales que se integran completamente con las tiendas permiten ofrecer una estimación inmediata del costo de envío.

Los centros de almacenamiento para e-commerce ofrecen soluciones flexibles, adaptadas a la necesidad de cada cliente. En Estados Unidos, se registran 19.000 centros de almacenamiento, y la inversión para ampliar la superficie durante el año 2020 alcanzó los USD 35 mil millones de dólares. Este tipo de soluciones no solo ahorra tiempo en un área central de la cadena de suministro, sino que además es estratégica para atacar los picos de demanda estacionales sin ninguna preocupación.

La mayor oferta de proveedores de última milla permitió ofrecer entregas en el mismo día o en 24 horas, lo cual requiere una gran coordinación en la logística. Se estima que la última milla es responsable de hasta un tercio del costo total del envío. En algunos países comenzaron a implementarse puntos de recogida con alta densidad en las principales ciudades, para que los usuarios puedan recibir sus pedidos a pocos metros de sus casas.

Es esperable que exista un aumento en la oferta de entregas de última milla para productos de gran tamaño como muebles o artículos para el hogar.

Personalización masiva

La personalización masiva es la capacidad de los negocios de preparar productos altamente personalizables a gran escala, fabricándolos de forma masiva, y permitiendo la entrega en el corto plazo. A medida que la industria logística se digitaliza, volviéndose más accesible para millones de usuarios alrededor del mundo, la personalización de los productos es un valor diferencial importante para los clientes.

La personalización también es posible para el área de logística. En algunas regiones, los usuarios pueden elegir alternativas más ecológicas de envíos a domicilio en la pasarela de pago. O elegir un packaging ecológico. Durante la pandemia, en Argentina se permitió a los usuarios recibir encomiendas en la puerta de la casa sin contacto.

Seguridad digital

La protección de la información personal y la privacidad son factores claves para la seguridad online. Para todos los intermediarios de la cadena de suministro, el compromiso de todos los protagonistas en mantener esta privacidad es de suma importancia.

También es necesario prestar atención al contrabando y tráfico ilícito. Anualmente, la suma de mercaderías de contrabando comercialiadas asciende a USD 461 mil millones de dólares. Para luchar contra esta práctica, han surgido algunas soluciones novedosas. Algunas empresas ofrecen una firma láser o un sello de autenticidad en el packaging que puede ser comprobado de forma digital antes de entregarse el pedido, y también al llegar a destino. Las marcas de moda Montcler y Salvatore Ferragamo han ido más lejos, insertando chips a sus productos para permitir a los consumidores verificar la autenticidad de sus prendas. Mientras tanto, la startup TruTag Technilogies desarrolló una microetiqueta comestible que puede ser insertada dentro de medicamentos, comida, o hasta microchips. La microetiqueta está compuesta de partículas de sílice que pueden ser combinadas en hasta un trillón de variantes distintas para identificar los productos. El costo unitario es de alrededor de 1 centavo de dólar.

Por último, la tecnología blockchain promete aplicaciones mucho más diversas que tan solo criptomonedas. Su naturaleza de registro de datos ante cada evento que altere su información ofrece una transparencia inigualable en la cadena de suministro desde la fuente hasta el usuario final. Cada evento queda registrado a lo largo de toda la vida útil de un producto. Sin ir más lejos, el gigante alemán DHL ha adoptado tecnología de blockchain para su cadena de suministros de productos médicos, para evitar el contrabando o la falsificación de los productos en su viaje desde el origen hasta su destino final.

Nuevas tendencias en el packaging para envíos locales o regionales

El packaging es fundamental para el servicio de logística: facilita el manejo de la mercadería, su almacenamiento, y ofrece protección durante el transporte, almacenamiento y entrega. La industria del packaging no para de crecer, con un tamaño global de hasta USD 1 billón de dólares, empujado por las mejoras en las cadenas de suministro y el aumento del e-commerce. El lado negativo de esto es el aumento en los residuos. La producción tradicional de packaging debe ceder ante técnicas más innovadoras que reduzcan la cantidad de material utilizado, y se basen en productos biodegradables para reducir la huella de carbono de la industria logística.

El material del packaging representa hasta un cuarto de los 8.3 mil millones de metros cúbicos de basura plástica producidos desde el inicio de la era de la producción masiva. Tan solo el 14% de esos desechos plásticos son reciclados en la actualidad, por lo que es necesaria una importante inversión para hacer que la cadena de suministro sea una industria más sustentable. En 2018, IKEA comenzó a utilizar material 100% biodegradable en NYC gracias a una alianza con startups locales. En el año 2020, Colgate-Palmolive anunció su objetivo de pasar a trabajar con packaging 100% reciclable en todas sus gamas de productos para el año 2025, uniéndose así al compromiso ya asumido por Coca-Cola, Evian, L’Oréal, Mars, Nestlé, PepsiCo, Unilever, Walmart, y otros. A medida que las grandes empresas comienzan a reconfigurar sus envases, la industria logística deben ajustarse para seguirles el ritmo, implementando prácticas de packaging sustentable cuando las operaciones así lo permitan.

Los modelos logísticos de círculo cerrado pueden permitir la reutilización de un mismo packaging varias veces para reducir la cantidad de desperdicios. Esta práctica ya es moneda corriente en las logísticas internas de numerosas empresas. En el e-commerce, donde las devoluciones pueden alcanzar hasta el 30%, algunas startups como Loop, RePack y Returnity ayudan a los comercios a conectarse con los consumidores para reemplazar el packaging tradicional por soluciones reutilizables, reciclables y/o retornables.

La recopilación de datos puede ayudar a perfeccionar la planificación del packaging utilizado para cada envío. A través de la tecnología, se puede conocer con certeza cuáles son los requierimientos mínimos, favoreciendo el ahorro para las empresas y la disminución de desperdicios para el planeta.

Conclusiones

La industria logística es lenta para adoptar cambios, pero en la última década la revolución tecnológica la empujó hacia la innovación. La expansión del e-commerce y la integración de grandes empresas con pequeños intermediarios a través de la tecnología favorece que el sector sea más dinámico. Los fondos de inversión se volcaron masivamente a la financiación de startups vinculadas al sector de la logística y distribución, lo cual promete otorgar soluciones a los problemas actuales durante la próxima década. La sostenibilidad de la expansión del e-commerce pasará a un plano central, mientras la población mundial continúa aumentando y cada día se suman millones de usuarios nuevos a las plataformas de e-commerce.

Por supuesto que cada región avanzará a su propia velocidad, de acuerdo a los incentivos que existan en el mercado local para permitir la innovación y el surgimiento de nuevos jugadores que se integren a la cadena de suministro con un horizonte de largo plazo.