Select Page

El eCommerce gana cada vez más terreno entre los consumidores

La tendencia en la última década ha sido la del surgimiento y consolidación de grandes plataformas de eCommerce globales con millones de usuarios que conectan vendedores con compradores. El crecimiento de Apple, Facebook, Google, Microsoft, Alibaba, Baidu y Tencent los convirtió en esenciales para la vida diaria de los usuarios de plataformas digitales. Estas grandes corporaciones ofrecen libre acceso, plataformas sociales donde las personas se conectan, y contenido casi ilimitado en lo relativo a información o entretenimiento. Su irrupción en nuestra vida ha modificado la forma en la que nos relacionamos con la tecnología, convirtiéndola en un aspecto esencial de nuestros hábitos. 

La tecnología ha modificado nuestros hábitos de consumo, auemntando la seguridad en las transacciones y recortando el tiempo que una compra nos consume. Año tras año, el e-commerce mundial aumenta constantemente en un 20%, logrando alcanzar un volumen de USD 4,21 billones (billones en español, esto es, 12 ceros) en 2020, y con estimaciones de que podría alcanzar los USD 4,92 billones en 2021. La amplia oferta, precios competitivos, la mayor seguridad y la conveniencia de las compras online empujan las ventas minoristas a un ritmo acelerado. 

Alibaba, Amazon y Mercado Libre dominan el mercado de e-commerce

Actualmente el mercado del e-commerce está fuertemente concentrado en Alibaba, Amazon y Mercado Libre, cada uno de ellos líder indiscutido en su respectivo continente. A medida que las ventas y los usuarios aumentan, estas empresas diversifican cada día más su oferta de servicios. Su modelo de operaciones también se transforma a un ritmo vertiginoso, integrando rubros verticales como centros de logística y distribución propios, envíos de última milla y logística inversa. 

A los grandes jugadores, se le suman competidores no tradicionales: Instagram irrumpió en el mercado minorista a través de su ‘Instagram Shopping’ a través del cual se puede linkear una página web de e-commerce a la plataforma, y vender directamente desde allí. Los Ads de Facebook e Instagram también permiten incluir links para realizar ventas directas, con el potencial de llegar a miles de millones de usuarios de este conglomerado de redes sociales.

El comercio online aún tiene mucho margen de crecimiento: actualmente solo una quinta parte de las ventas minoristas se realizan de forma digital. La pandemia produjo un salto importante, y las ventas online globales pasaron del 16% del total a un increíble 19%. Una de cada 5 ventas ya se realiza de forma digital, y las ventajas que proporciona este sistema solamente hacen pensar que esta cifra irá en aumento año tras año. Muchos sectores aún se encuentran en una modalidad tradicional, que esperan por ser revolucionados por la transformación digital.

Nuevas oportunidades para pequeñas empresas

La tecnología aún tiene mucho camino por recorrer en las transacciones B2B, donde el modelo tradicional aún es la norma. Las grandes empresas demoran más que los pequeños consumidores en adoptar nuevas tecnologías. Un usuario particular de Internet puede descargar una aplicación y comenzar a utilizarla instantáneamente. Cuando miles de usuarios hacen los mismo, surge una tendencia. Las grandes empresas tienen ciclos de aprobaciones de proyectos y modificaciones en la metodología de operar que las hacen mucho más lentas en su adaptación. Incluso cuando desde el managment deciden tomar decisiones más ágilmente, se forma un equipo de trabajo con reuniones infinitas y puntos encontrados en los que los cambios se demoran meses y años. 

Esta es una oportunidad inigualable para las pequeñas empresas, emprendedores e innovadores. Las barreras que les impedían ingresar a nuevos mercados se derriban, y las API de las empresas tecnológicas tienen mucho que ver en esto. Las API son interfaces de programación de aplicaciones (Application Programming Interface, en inglés) que se integran en plataformas nuevas para permitir una simbiosis entre una página web o aplicación, y los servicios de las grandes empresas. Por ejemplo, podemos hacer una página web de e-commerce e integrar una pasarlea de pago con Mercado Pago para que los usuarios utilicen sus tarjetas de crédito de forma segura, integrar un proveedor de logística para realizar envíos locales y otro distinto para hacer envíos a todo el país. Todas estas integraciones, realizadas a través de APIs, permiten al mismo tiempo a las grandes empresas expandir su base de clientes, y a las pequeñas empresas aprovechar la tecnología para crecer de formas que eran imposibles hasta hace una década.

Seguramente, en esta década que está comenzando, veamos un fuerte incremento en transacciones B2B a través de plataformas digitales. En el mundo de la logística, las API permitirán conectar inventarios y pedidos con páginas web, redes sociales y aplicaciones para móbiles de forma completa, para simplificar las operaciones de logística y distribución.

El sector logístico es historicamente un rezagado en materia de implementación de novedades. Pero en la actualidad, el ingreso de numerosos jugadores tanto en el sector B2C, B2B o C2C presionan al sector en su conjunto a modernizarse. Las startups de logística y los avances tecnológicos otorgan una ventaja competitiva a los pioneros en su implementación. Para muchos, nunca existió un mejor momento para la novedad, y para emprender en el sector. En un mundo en el que el ritmo del cambio se está acelerando, y las tecnologías disruptivas son cada vez más comunes, mantenerse a la vanguardia se vuelve una condición indispensable para mantenerse competitivo.